2006/10/27 | By: Amparo

La princesa está triste


La princesa está triste, ¿que tendrá la princesa?

La princesa no está triste, la princesa está cansada, se siente como un bártulo que trasportan de casa en casa, hoy con papá, mañana con mamá, no entienden ni preguntan que es lo que quiere la princesa.

Quiere sentirse segura, saber que la quieren, duda de que sea así.

¡Habíamos quedado que la recogías a las siete y son las ocho!! grita mamá

¡¡ Claro, para ti todo es muy sencillo, acaso crees que no tengo nada que hacer, se me ha complicado el trabajo!! Chilla papa.

La princesa ya no llora, se le congelaron las lágrimas, sonríe a veces y hace travesuras.

Al fin la princesa solo es una niña.

La niña sueña, sueña que un día, ella, la princesa, prepara su equipaje y parte en un velero hacia las estrellas.

La princesita ya nunca estará triste, navegará por un valle de luceros que iluminarán su vida

3 comentarios:

María Manuela dijo...

Que tierno!!! me has recordado a mi sobrina, que desde que empezó a hablar ya decía que quería vivir sola y ser independiente...por eso le regalé una maleta para su último cumple jajajaja, si es que la entiendo...que es hija de mi hermana mayor ufff.

ybris dijo...

Es verdad que hay gran cantidad de princesas tristes y cansadas de tanto trajín entre la casa de papá y la de mamá.
Pero también es verdad que hay otras muchas tristísimas por continuas desaveniencias conyugales que merecerían el trajín de la paz relativa de dos casas separadas.

Un beso

livemia dijo...

que lindo!!!muy bonito, jejej...