2011/01/29 | By: Amparo

Mujer coraje

Dicen, las personas que me quieren, que tengo sensibilidad para ver detalles que a otros les pasan inadvertidos, no sé, creo que simplemente me llaman la atención pequeñas cosas de gente cercana que de tanto verlas no las vemos.

Hoy, venia de la compra tirando de mi carro, en dirección opuesta llegaba una de mis vecinas y hemos coincidido en la entrada al patio. Son pocas las palabras que se cruzan en el pequeño trayecto, ella se queda en el segundo y yo continuo hasta el quinto.

A veces, se habla de las madres coraje, madres que con esfuerzo y tesón sacan a sus hijos adelante a costa de sacrificios y trabajo duro, es loable la tarea y el peso que tienen que soportar, han superado un gran reto, han culminado una prueba muy dura y merecen ser nominadas al premio más grande que se pueda otorgar.

Mi vecina, no es una madre coraje, es una esposa coraje. Lo cuida, lo alimenta, lo baña, pasea con el tomado de la mano. Hace años que no tiene vida propia, y sin embargo, cada mañana, cuando los funcionarios del centro de día lo recogen en la puerta de casa y lo montan en el microbús, una lagrima resbala por sus mejillas, siente la separación a pesar de ser las únicas horas que puede sentirse libre.

2011/01/18 | By: Amparo

PUNJAB




A veces un pequeño detalle hace que nos fijemos en personas que normalmente pasarían desapercibidas por nuestra vida. Es lo que me ocurrió hace unas semanas cuando al desayunar en la cafería cercana al trabajo.

Cuando me servía el habitual zumo de naranja me miro sonriente con sus grandes ojos negros, entre gestos, se señaló el vientre y con lo que apenas son frases sueltas de nuestro idioma me dejo entender que estaba embarazada. Estaba feliz y quería trasmitirlo.

Hace unos días un cuadro semejante al Taj Mahal, colgaba de una de las paredes, el, el joven marido, nos explicó al preguntarle que es un regalo exclusivo que se le hace a la novia al pedir su mano. Sonreía feliz al contarlo.

Ayer les preguntamos sus nombres, quizás la traducción no sea buena pero entendimos que él era Bobi y ella, Rach.

Hoy, Bobi, me ha dado un abrazo, así, sin más, y me ha emocionado. Le he preguntado de qué lugar son, cuál es su ciudad. Cuando lo ha pronunciado me habría gustado decirle que lo conocía , que es precioso y que su país me encanta…pero no, no lo conocía, le he pedido que me lo escribiese en una servilleta, ella lo ha escrito después de preguntarle a él... ¿ingles?

Ahora ya se algo mas y me parece precioso, “región de los cinco ríos”

El Panyab (conocido en inglés como Punjab) es una región geográfica compartida por los estados de Panyab, Haryana e Himachal Pradesh (en India) y la provincia de Panyab (en Pakistán).

El nombre Panyab proviene del persa پنج (panj: ‘cinco’) y اب (āb: ‘agua’) significa ‘región de los cinco ríos’. Éstos, tributarios del río Indo, son el Beas, el Chenab, el Jhelum, el Ravi y el Sutlej. Los cinco ríos, ahora divididos entre India y Pakistán, se unen para formar el Panya Nada (‘cinco ríos’), que se une al Indo.


Bobi también nos ha contado que en su ciudad hay una “iglesia” toda de oro.

Mañana cuando se acerquen a traer mi zumo les diré que me he dado una vuelta por sus tierras y que me ha sorprendido lo mucho que me queda por aprender









2011/01/06 | By: Amparo

la última ´rosa roja´

Los “reyes magos” dejan una triste noticia en los balcones republicanos:


Trece rosas rojas.

Trece mujeres valientes a las que nunca se debe olvidar.

Trece historias que difunden la....

¡¡LIBERTAD!!