2007/08/31 | By: Amparo

mis locos bajitos

El post de ybris sobre los locos bajitos y las muñecas de Vi abren recuerdos de los primeros años de mi memoria, no puedo precisar cuantos tendría pero salí de Teruel a los nueve, diría que fue la primera muñeca rusa que llene de secuencias.

Es difícil describir mi casa, una parte de ella estaba incrustada dentro de la tierra y sobre la que quedaba visible se levantaba otra que siempre me pareció grande y hermosa, tenia una gran terraza en la entrada cubierta por una parra, mi brazo luce una larga cicatriz de la que siempre me he sentido orgullosa ya que no era tarea fácil subir a coger las uvas que majestuosas colgaban en las alturas.
En esta casa vivía la familia Nolasco, el tío Pedro tenia autobuses de línea, la tía Pilar era una mujer muy guapa que siempre estaba muy arreglada, tenían tres hijos que emparejaban con los tres que éramos nosotros, Mª Pilar tenia la misma edad que mi hermano mayor, Pedrito como mi segundo hermano y Amelia que era como yo.

Pues bien, mi niñez estuvo totalmente ligada a esta familia, Amelia y yo decíamos que éramos primas, a pesar de la familiaridad había cosas que nos separaban y que me costaban entender, todos ellos salian juntos los domingos por la mañana a misa, yo veía aquello como una muestra de familia ejemplar que estaba muy unida mientras que en la mía mi padre siempre estaba ausente y mi madre trabajando.

En la escuela cuando nos hablaban o preguntaban sobre las profesiones de nuestros padres ella decía orgullosa-mi papa es gerente- ya la miraba boquiabierta y queriendo engrandecer al mió replicaba- pues mi padre, hace carreteras-

Hay muchas pequeñas anécdotas, la mayoría las recuerdo por las veces que oí contarlas a mi madre, como el cariño que le tenia el tío Pedro a mi hermano mediano por lo estudioso que era comparado con su Pedrito y que por eso medio en el colegio para que pudiese estudiar sin que nos costase un duro en una de las mejores escuelas de curas de Teruel, o las veces que la tía Pilar le prestó algunas perras mientras llegaba el giro de mi padre.

Pero sin duda, la frase que marco mi infancia y que muy al contrario de ybris no dejo en mí ninguna ternura si no todo lo contrario fue la obsesión del dichoso Pedrito siempre agachado delante de mi para verme las bragas o corriendo detrás diciendo…déjame que te toque el culo.

Ahora ya no se decir si mi niñez fue buena o mala, si había traumas o no, pero en el fondo de mi mente hay imágenes que siempre he querido olvidar.
2007/08/29 | By: Amparo

Lo que mas duele

Cuando ocurren desgracias como la del terremoto de Perú o las guerras donde mueren miles de niños, siempre pienso en sus madres, solemos decir que el que pierde es el que se va, que el que se queda sobrevive, es cierto, pero… ¿alguien ha visto como queda la vida de una madre después de perder lo que mas quiere? Vacía, completamente vacía y sin sentido.


Hace años tuve una compañera de trabajo, una asturiana fuerte y valiente, una mañana sonó el teléfono, lo descolgué y pude oír los últimos suspiros de su hijo, ni siquiera una palabra pidiendo auxilio, la vida se le escapaba con solamente trece años. Han pasado casi quince años y esta mujer no ha estado viva desde entonces.

Unos años mas tarde viví muy de cerca la perdida de la mejor amiga y compañera que he tenido nunca, una maldita leucemia se la llevo después de tenerla durante meses sufriendo, la imagen de Aurora, inerte, mantenida durante días entubada y la esperanza de su madre esperando verla salir de aquella habitación no se borrará nunca de mi mente, háblale Amparo, a ti siempre te ha escuchado, me decía su madre. Un día creí ver una lagrima que brotaba de sus ojos, esa noche expiro para siempre. Ni un solo día desde entonces he dejado de recordarla, era mi mejor amiga y compañera y sentí una de las penas mas grandes de mi vida, pero pienso en lo leve que es mi dolor comparado con el de su madre, siempre que la veo se aferra a mi y llora.


Muchas veces he querido escribir sobre Aurora, de su risa, de su timidez y de los muchos secretos que compartió conmigo pero nunca encontré palabras para hacerlo
2007/08/26 | By: Amparo
Para los que velan la noche y los sueños.



Mis manos

El otro día mi compañera de trabajo me decía -me gustan tus manos Amparo-… ¿mis manos?…


Estas son mis manos, regordetas y rechonchas

Siempre miré con envidia las manos con dedos largos y perfectas, al pasar los años me di cuenta que formaban parte de mi personalidad, que nacieron conmigo y siempre me defendieron.

Palpé, sentí, y aprendí con ellas, cerré el puño y peleé, acaricié y trasmití emociones, sostuve firmemente sin vacilaciones lo que mas amo, se extendieron en abrazos solidarios y fueron mis fieles camaradas del día a día

Hoy las arrugas empiezan a surcarlas, se han quedado vacías y sin tacto
2007/08/21 | By: Amparo

Xativa

El domingo nos dimos una vuelta por la feria de Xativa, desde los años mozos en que hacíamos turismo a bordo de la lambreta no había vuelto, es de los lugares que pese a llamarse “la sartén” por el gran calor que hace, vale la pena visitar.

Al llegar, un feriante hacia sus rezos en direcciona a la Meca


Garrote para el cojo


Azafran a peso


Berengenas de Almagro



Vista de una parte de la feria con Rizossa y su hermana de espaldas




Probando suerte

A pesar del calor, fue un buen domingo


2007/08/16 | By: Amparo

"a la recacha"

Una de las compañeras de mi nuevo trabajo, Toñi, comentaba que nació en un pequeño pueblo de Extremadura llamado Reina, Miguel es extremeño…le dije… la tierra, las raíces…unen. Hacia unos días que le había presentado a mi marido y dijo…ya decía yo que me caía bien.
.
Toñi me trajo una revista que editan en su pueblo, en ella escribe la gente del lugar, los que viven allí y los que abandonaron el pueblo pero no sus raíces.

Soy amante de las cosas simples, de lo pequeño y lo cotidiano, me gustan los pueblos desconocidos, las gentes que pasan por la vida sin apenas dejar rastros escritos pero que sin lugar a dudas son las que escriben la historia.

La revista tiene testimonios de personas que han dejado recuerdos entrañables entre vecinos y familiares, están contadas desde el corazón y con la sencillez que caracteriza a las gentes de estas tierras

El artículo titulado a la recacha trae recuerdos a mi mente de aquellos años en los que empecé a formar parte de aquella familia extremeña.

Palabras como, “bolindres” “arrecío” “escalazo” “verijas” “jagayo” y muchas mas me sorprendían con ese acento de quien solo es capaz de pronunciar si ha nacido en estas tierras.





2007/08/15 | By: Amparo

Vacaciones (continuacion)

Rizosa en su comentario del post anterior me dice que escriba alguna anécdota o recuerdo de mis vacaciones en Buenos Aires.

Con Violeta he compartido momentos de risas, de llantos y de nostalgias, es mucho lo que nos une.
De su mano puedes conocer las entrañas de la ciudad Porteña, disfrutar de sus tradiciones de su arte o simplemente sentarte y escuchar su dulce acento y reír hasta llorar con su gran sentido del humor.

A parte de regentar la casa que siempre esta llena de muchachos de diversos países ostenta una cátedra en la facultad de bellas artes, es pintora. En sus ratos libres participa en una emisora de radio, hace criticas políticas y sociales.

Su familia fue duramente tocada por las garras del fascismo, entre las abuelas de la plaza de Mayo una de sus tías continua buscando a su nieta…











2007/08/14 | By: Amparo

Vacaciones



De los lejanos años en los que fui a la escuela en mi querido Teruel recuerdo hoy con el titulo de “vacaciones” una redacción que la maestra encomendó hacer para aquellas que habían estado en las colonias.

Las mujeres de la sección femenina de la falange vinieron a la clase y después de contarnos las maravillas de estos campamentos nos invitaron a ir, teníamos que decírselo a nuestros padres, apuntarnos y después de unos cursillos partiríamos unos días hacia Asturias donde gracias a la generosidad del régimen podríamos disfrutar de las maravillas de la naturaleza de esta tierra.

Cuando llegue a mi casa y le conté a mi madre toda ilusionada lo que aquellas mujeres nos habían dicho vi en su cara que su entusiasmo no era el mió, trato de convencerme con razonamientos que yo no entendía…. a pesar de mi enfado… no fui a Asturias.

Escuche con atención todas las anécdotas, canciones y experiencias de mis compañeras y redacte mis vivencias en aquel campamento, deje mi redacción en la mesa de la maestra junto con las de mis compañeras y espere un poco asustada a ver que pasaba, cundo se puso a corregir se levanto de la mesa vino hacia mi y me dijo…ven conmigo…hay recuerdos que se quedan grabados a fuego en la memoria, estaba muy asustada, pensaba en el castigo….me coloco delante de la pizarra, me entrego el papel y con una sonrisa dijo…Amparo os va leer su redacción, quiero que todas prestéis atención a sus palabras, es sin duda la que mas ha disfrutado del viaje.

Mientras leía veía las imágenes, años mas tarde cuando pise realmente estas tierras sentí que ya había estado allí.


Violeta es una amiga que vive en la ciudad de Buenos Aires, nos conocimos por Internet en una página de comentarios políticos, es profesora de arte y tiene una gran casa donde acoge a estudiantes de otros países, una especie de fonda con calor familiar. Le conté mi gran admiración por los países de Hispanoamérica y lo mucho que deseaba conocer su tierra. Hablamos muchas veces del compromiso de visitarnos mutuamente, ella vendrá muy pronto y yo he viajado hasta allí.

Cuando el avión sobrevoló la ciudad me sentí conmovida ante tanta grandeza, Violeta me esperaba en la salida de pasajeros y después de los besos, las miradas y las risas me encamino a su casa. Ella vive en el centro de la ciudad, en la comuna que denominan Caballito,

Os dejo la redacción fotográfica de mis vacaciones de este año.







2007/08/12 | By: Amparo

Paiporta esta de fiestas, el programa de este año no es muy distinto a los anteriores, pasa sin pena ni gloria por la memoria pero sirve como aliciente para los que habitamos el pueblo en este caluroso mes de agosto.

Anoche, la música trepidante de Celtas Cortos inundaba los rincones de este pequeño lugar, Adrià miraba entre alucinado y asustado el destello de las luces, después de cada interpretación aplaudía con entusiasmo, quizás con los años recordara su primer concierto de rock.


2007/08/11 | By: Amparo

El señor Navarro


Detrás de cada imagen que guardo en el viejo álbum de fotos hay una historia o una anécdota, unas pequeñas fotos tomadas en Vigo me trasportan hasta una persona a la que quise platónicamente.

Entre los cariños especiales que conservo en mi baúl de recuerdos esta el Señor Navarro. El era la fealdad personificada, caminaba como encorvado, llevaba unas grandes gafas con un cristal tan grueso que solo dejaba ver unos diminutos ojillos, pero lo que mas atraía la atención al verlo eran sus dientes, nunca antes vi dientes tan deformes y tan horrendos. A fuerza de llamarlo por el apellido he olvidado su nombre, era un nombre raro, quizás por eso no lo recuerdo.

Trabajamos en la misma empresa, el estaba en sección de corte y yo en plancha, digamos que el era una especie de persona adulta y cualificada y yo una aprendiza que apenas contaba 15 años. Me trataba bien, siempre tenia una gran sonrisa que dejaba ver sus horribles dientes.

Después de un par de años en los que puedo decir que se convirtió en un ídolo para mi se marcho de la empresa, lo eché de menos aunque pronto quedo reducido a un leve recuerdo. Después de un tiempo también yo cambie de empresa. Un día a la salida del trabajo sentí que alguien me empujaba, al volver la cara para recriminar al individuo aquella forma de caminar atropelladamente la gran sonrisa los deformes dientes y los pequeños ojuelos del señor Navarro estaban allí, delante de mí.
No era casual el encuentro, se había preocupado de averiguar donde trabajaba para a hablar conmigo, me contó que estaba en una nueva empresa en la que ejercía como jefe de personal y pretendía que yo me fuese a trabajar allí, me sorprendió, pero acepte

Así trabaje en los años siguientes al lado de los mejores compañeros que nunca he tenido. Un día el jefe de la empresa nos propuso un viaja a su tierra, Vigo, allí poseía otra fabrica y además de invitarnos a visitarla nos proporcionaba el placer de una semana de vacaciones.

Me costo convencer a mis padres de que me dejasen ir a un viaje con una persona a la que no conocían, al final accedieron ya que el mismo Navarro vino a hablar con ellos y les dijo que su esposa también nos acompañaría. Al viaje también se unía una de las mejores compañeras que he tenido, Nandi.

Fue la primera vez en mi vida que hice un viaje en avión, la primera vez que volé sin el amparo de mi madre.
Describir como fue la visita a esta preciosa tierra para aquel que la ha visitado es imaginable, lo increíble, lo hermoso, lo que mas recuerdo no solamente del viaje, de aquellos años, es la belleza interna de esta persona, era culto educado y tremendamente humano, puedo decir orgullosamente que me enseño a caminar por la vida con una sonrisa y me demostró que la amistad es algo que se cultiva con cariño desinteresado

Deje de verlo años mas tarde, después de que me case y mi vida tomo otro rumbo, he tratado de seguir su rastro alguna vez pero es como si la tierra se lo hubiese tragado.


Al final he recordado su nombre…Idelgar Navarro