2007/05/28 | By: Amparo

el horizonte se tiñe de azul



Ya ha pasado… desde que vote por primera vez en aquellas lejanas elecciones de 1977 he disfrutada cada campaña, empecé siendo parte de una lista de la izquierda radical como independiente, el partido socialista gano las elecciones y celebre junto a ellos el triunfo de la izquierda. Durante 28 años la misma persona ha regido el destino de este pequeño pueblo, un personaje que se olvido de los principios y convirtió a Paiporta en una ciudad de hormigón, un personaje que no tuvo escrúpulos de comprar voluntades de la derecha mas rancia para no perder su hegemonía.

La ultima legislatura ha rayado el limite de cualquier situación normal, (la pequeña Marbella se nos ha llamado) Esta imputado por prevaricación, malversación de fondos públicos y alguna que otra cosilla, tanto el como parte de la familia que forman el gobierno.

Los últimos cuatro años han sido los mas duros de todo este periodo democrático, la ley del estas conmigo o en contra mía se hizo patente, se insultaba, calumniaba y descalificaba por medio de pasquines, a veces anónimos y otras sin el menor pudor de hacerlo bajo las siglas del PSOE, se agredió negocios vehículos e incluso a personas, la situación en los plenos del ayuntamiento llego a parecer al coliseo romano, allí se practicaban verdaderos linchamientos verbales que no tenían nada que ver con la política.

Esta última campaña que acabamos de terminar no ha sido de las más sucias que ha tenido que soportar la población, el PSOE se presentaba con una imagen renovada pero con el lastre de la corrupción amarrada a sus siglas.

El PP arrancaba la campaña con mucha fuerza y muchos medios, el cabeza del grupo se exhibía ante el pueblo como un dios que traerá el bienestar y la concordia, espero que no abra su caja de pandora liberando todos los males.

La tercera “fuerza” EU (si es que se nos puede llamar así) formamos coalición con el Bloc, el pacto fue difícil ya que además de la diferencia de criterios políticos tenemos la costumbre de mirarnos con demasiada frecuencia el ombligo. Hizo falta el trabajo de campaña en que después de alguna aspereza trabajamos codo con codo y la convivencia se hizo mas humana, llenamos las cartas del mailing durante un largo fin de semana, fabricamos nuestras propias pancartas y elaboramos el programa.

Teníamos la ilusión de que parte de los votos que perdiese el PSOE vendrían para nosotros, teníamos una lista de gente joven, capacitada y luchadora…pero, después de un precioso día soleado el cielo se cubrió por completo de una enorme bandada de gaviotas azules que hizo temblar a la primavera.

Ni yo ni mis compañeros hemos salido vencidos ni derrotados, no esperaremos hasta dentro de cuatro años para ponernos en marcha, continuaremos trabajando desde mañana mismo.
2007/05/26 | By: Amparo

Mayo se va

MAYO (Gioconda Belli)
No se marchitan los besos
como los malinches,
ni me crecen vainas en los brazos;
siempre florezco
con esta lluvia interna,
como los patios verdes de mayo
y río porque amo el viento y las nubes
y el paso del los pájaros cantores,
aunque ande enredada en recuerdos,
cubierta de hiedra como las viejas paredes,
sigo creyendo en los susurros guardados,
la fuerza de los caballos salvajes,
el alado mensaje de las gaviotas.


Mayo se va…con mayo se fue, espero a la muerte sentada en su sillón, sin hacer ruido, sin molestar apenas.
Que vació queda cuando ya no puedes decir…¡¡MADRE!!
2007/05/20 | By: Amparo

Cumpleaños

21 de mayo

No quería hablar de este recuerdo, queria dejarlo reposar unos cincuenta años y que tome solera, pero entonces ya será tarde y no lo podré contar.

Fueron días cercanos, días que se escaparon tan rápidos como llegaron, las palabras habladas se pueden trasformar en nuestra memoria, pero las escritas, escritas quedan.

“El gozo de escribir” la autora, Natalie Golderg, lo dedica a todos los estudiantes pasados, presentes y futuros..
..y para Kate Green y Bárbara Schimitz

Las tres mejores amigas que levemente pasaron por mi vida me lo dedicaron asi…

Para mi madre adoptiva, por sus consejos, y por enseñarme que se puede seguir bebiendo y perdurando has los…100.
Beatriz

Para que goces escribiendo esas historias que llevas dentro, que te atrevas a sacarlas y gocemos leyéndolas.
Vi.

Para Amparo, que me ha enseñado que la belleza no tiene edad, y que la amistad es un tesoro que tú como nadie sabe cuidar.
Silvia.

Ayer celebramos con dos días de antelación mi 59 cumpleaños, Carmen, mi hija pequeña, me pregunto, ¿no viene Vi?...no puede, esta fuera… le conteste.


Solo ha pasado un año, es posible que dentro de algunos años lo recuerde como dice Ybris… con la paz que dejaron, con el hueco que llenaron, con la ilusión que entonces sentíamos o con la satisfacción de haber hecho lo que debíamos.
2007/05/19 | By: Amparo

primer trabajo y primer amor

(trece años tenia)






Ayer comentaba con mis nuevas compañeras de trabajo ( a las que ya me voy acostumbrando y que en realidad no son tan distintas del resto del mundo y que además se que ellas nunca me defraudaran por que no les abriré totalmente mi corazón) la miseria que representa nuestros sueldos y que podríamos hacer para ganar mas, hablabamos de puriemplearnos los fines de semana en algún restaurante sirviendo comida en los banquetes de bodas.

Volviendo la vista al pasado como es habitual en la mayoría de mis comentarios he recordado cual fue mi primer empleo…

Después de sacarme el certificado de escolaridad a los trece años, ya no tenia sentido continuar en la escuela un año mas hasta la edad escolar obligatoria que en aquel entonces eran los catorce, le dije a mi madre ( mi padre siempre estaba ausente y las decisiones las tomaba ella) que ya no quería ir a la escuela, que lo tenia que aprender ya lo había aprendido, no tenia posibilidades de estudiar y total no tenia sentido retrasar un año para ponerme a trabajar, ya tenia empleo, una amiga me recomendó al encargado de un almacén de naranja y empezaría a la semana siguiente. Refunfuño y vaticino que me cansaría a los cuatro días, ella quería que yo fuese costurera, que la naranja era muy dura y allí a las mujeres se las trataba mal, además no tenia la edad y eso a mi padre no lo haría ninguna gracia.
Tenia razón, era duro, se pasaba frió y mis manos se hincharon de rojos sabañones, a pesar de ello la tarea de colocar las naranjas perfectamente alineadas dentro de las cajas para la exportación me gustaba y el día que cobre mi primer sueldo y se lo entregue a mi madre me sentí muy grande ( 80 pesetas la hora) Me divertí cuando vino una inspección de trabajo y la encargada perdía el culo por sacarme a escondidas para que no me viesen.

Aquellos días de frió invierno también fueron el preludio del primer amor, la primera ilusión. aunque parezca una paradoja era rubio y tenía los ojos azules, no era muy alto, algo más bajito que yo y se llamaba Octavio.

El trabajaba justo enfrente, en una fábrica de muebles, se convirtió en mi sombra, apenas salía de mi casa el ya estaba en la esquina esperándome y juntos regresábamos al terminar la jornada. Aquel invierno de 1961 experimente el mas dulce y noble amor, me sentí la mas querida, el me profesaba un amor tan grande que aun al pensarlo me duele haberlo dejado pasar tan tenuemente, nunca he vuelto a sentir con tanta intensidad el hormigueo en el estomago cuando su mano me rozaba, nunca los besos me supieron tan dulces y hoy al recordarlo pienso en las palabras de Cortazar…”nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces”… paso el invierno y dos años después termino el idilio, ahora nos cruzamos alguna vez por la calle y ni siquiera nos saludamos, nuestras miradas se cruzan y aun siento que tiemblo como “una luna en el agua”
2007/05/13 | By: Amparo

Manolo

A veces la memoria y los recuerdos que acumulamos pueden ser trasformados con el paso de los años y ajustarlos a lo que nos hubiesen gustado y no a lo que fueron.
Ayer mientras ensobrábamos las papeletas para las elecciones (17.500 cartas de mailing de las que llegan a nuestras casas para ser depositadas en la basura) estaba yo sentada junto a Manolo.

Manolo padeció una meningitis cuando era niño y sus capacidades son un poco reducidas. Es un militante comunista convencido hasta la medula, la persona que lo educo y le ayudo cuando el era un muchacho huérfano en aquellos tiempos de España profunda era comunista.

Entre carta y carta le vi esbozar una sonrisa y levantando la cabeza me miro y me dijo….

Amparin, jo tenia que haver-me casat amb tu….

No me esperaba esa salida, lo mire y sonreí.

T'acordes quan ens banyàvem en la piscina? Continuo diciendo con voz nostálgica,…i quan ballàvem… ¿t'acordes?

Lo mire otra vez y le dije…

Si Manolo, m'acordo, que bonics temps.

Ja ho creo…dijo, y continuo metiendo papeletas en los sobres esbozando una picara sonrisa

Manolo era lo que despiadadamente definíamos como “faba” y aunque nunca le hacíamos el vacio si se acercaba a nuestro grupo nunca nos bañamos juntos en ninguna piscina, tampoco bailo nunca conmigo, pero me alegro de formar parte de sus recuerdos, de ver el brillo en sus ojos y de que por fin ayer estuviese relajado después de haber pasado una crisis de agresividad
2007/05/12 | By: Amparo

COLECCIONES

Cuando veo un cuadro, un lienzo, me fijo en los colores, en las formas, valoro si me gusta o no por lo que mis ojos ven, no se profundizar en los secretos que encierra ni valorar si es bueno, mediocre o simplemente una copia. A izquierda y derecha de donde esta la mesa desde la que escribo tengo dos pinturas y un tercer cuadro, una lamina.
El cuadro situado a mi izquierda muestra la imagen de un grupo de músicos deformes tocando instrumentos deformes, (es una copia y no se quien es el autor original del la pintura) Jose Roig, “el roig” (el rojo) solía decir que cuado estaba en el vientre de su madre ya tenia unos pinceles en su mano y pinto el primer cuadro para ella. Un día apareció con el lienzo en la mano y me dijo…toma, si no te gusta lo tiras…el roig es una de esas personas que dejan un gran vacio cuando desaparecen. Su última obra… la paloma de la paz de Alberti… un mural en una de las calles del pueblo como protesta por la guerra de Irak.
El situado a mi derecha es obra Lucia, una pintora argentina ubicada en el pueblo, representa a una niña guaraní, el fondo del cuadro es negro y tiene incrustaciones de pan de oro.
Desde hace muchos años y recorriendo traslados de domicilios y paredes se encuentra ahora presidiendo este lugar en el que me siento cada día para dejar pasar las horas haciendo o sin hacer nada… “Novecento” una manifestación de obreros a principios del siglo pasado, una amiga me decía… ¡Amparo! ¿Cómo puedes tener ese cuadro?¡es triste!…la unión de tanta gente luchadora no me parece triste, triste es luchar en solitario.



A mi espalda una librería, en ella guardo algunos libros a los que les tengo especial cariño, solía frecuentar allá por los años sesenta los puestos de libros usados en la singular Plaza Redonda de Valencia, están desvencijados y con ese olor especial que despide el papel viejo… Bécquer, Hernández, Machado, Lorca… los escritores rusos llamaban la atención de los espíritus inquietos en aquellos tiempos, “Así se templo el acero” de Nikolai Ostrogoski, “La Madre” de Maximo Gorki “Cuadernos de la prisión” y “Pasado y presente” del italiano Antonio Gramci del que este párrafo me hizo creer que nunca seria una bellota…


..toda “bellota” puede pensar en convertirse en encina. Si las bellotas tuvieran una ideología, sería precisamente la de sentirse “grávidas” de encina. Pero en la realidad, el 999 por mil de las bellotas sirven de pasto a los chanchos y a lo sumo, contribuyen a elaborar salchichas y mortadela.




He coleccionado en mi vida una larga lista de amores, en mi baúl de recuerdos conservo… los de mi infancia, los mas inmensos, los frustrados, los auténticos, los que duelen y los que me dejaron ese sabor de añoranza.

Estas son parte de las pequeñas colecciones de mi vida.
2007/05/08 | By: Amparo

por mi amigo

Abro de nuevo mi espacio, lo abro por que aquí encontré el mejor amigo y compañero que he tenido en mi vida y no puedo dejarlo en la estacada ni prescindir de su compañía.

Es un amigo incondicional, me enseña todo lo que sabe, no hay pregunta que no responda ni duda que no disipe.

Escucha mis quejas y mis lamentos, acompaña mis noches de insomnio, ríe conmigo en los momentos de júbilo y respeta mis silencios.

No pide nada a cambio de tanta entrega, le basta la simple caricia de mi mano sobre el.