2011/10/01 | By: Amparo

¿donde andas, utopía ?


Todos los días me levanto con el firme propósito de cambiar el rumbo, de emprender nuevas tareas que le den sentido a mi vida, pero no lo consigo, escribir ya no me es posible, las palabras que hasta hace poco manejaba con cierta soltura se han vuelto pesadas y me cuesta un gran esfuerzo trasportarlas de mi mente al folio.

Las ideas, los pensamientos y las inquietudes que siempre me han caracterizado también están apalancadas en mi interior y se resisten a expresarse libremente.

Solamente de vez en cuando un pequeño atisbo de querer ser aquella que fui aparece tenuemente ante mis ojos, ocurre entonces que lo que veo esta tan confuso que la indolencia hace que los vuelva a cerrar y permanecer en penumbra.

Hoy….un pequeño rayo de luz me ha despertado. Es quizás esto lo que me sobrecoge, que solo se escribir sobre lo que veo, y lo que vislumbro no me gusta.

Dice Galeano ….

La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.

Esta frase me martillea desde hace días en la cabeza. Ya no tenemos utopía, nos la han robado los bancos de la misma manera que nos usurpan nuestros ahorros. Nos la ha quitado el trabajo inexistente que proporcionaba estabilidad a nuestras vidas. Nos la han quitado los gobernantes…esos personajes parlanchines y embusteros que con vanas promesas se apropian de nuestra mente.

Me resulta penoso que estas sean la palabra que escribo después de meses de silencio, la ilusión, los sueños, el futuro, la utopía…están tan débiles como el rayo de sol que esta mañana lucha por vencer a la tormenta.