2006/10/25 | By: Amparo

MIL GRULLAS DE COLORES


Sadako Sasaki (en japonés, Sasaki Sadako, 7 de enero 1943 – 25 de octubre 1955 ) fue una joven que vivió cerca de Misasa Bridge en Hiroshima, Japón Sólo tenía dos años cuando se produjo el bombardeo atómico sobre Hiroshima y Nagasaki el 6 de agosto de 1945. En el momento de la explosión estaba en su casa, que se encontraba a 1.5 km del punto cero de la deflagración. Sadako era fuerte, atlética y con mucha energía. En 1954, a la edad de 11 años, mientras corría una carrera, empezó a sentirse mal y cayó al suelo. Le fue diagnosticado leucemia, conocida como "enfermedad de la bomba A".

La mejor amiga que tenía, Chizuko Hamamoto, le recordó una vieja tradición sobre alguien que realizó mil grullas en forma de figuras de papel (origami) y después de ello le fue concedido un deseo por los dioses. Con sus propias manos, Chizuko le regaló la primera grulla que realizó en papel dorado y le dijo "aquí tienes tu primera grulla". Sadako tenía la esperanza de que los dioses le concedieran el deseo de volver a correr de nuevo. Al poco tiempo de empezar su creación conoció a un niño que le quedaba muy poco tiempo de vida por la misma causa, la leucemia, le animó a que hiciera lo mismo que ella con las grullas pero la respuesta que obtuvo fue "sé que esta noche moriré".

Sin embargo, pensó que no sería justo pedir la curación sólo para ella, y pidió que el esfuerzo que iba a hacer sirviera para traer la paz y la curación a todas las víctimas del mundo.
Pero su deseo no le fue concedido, el avance de la enfermedad impidió que acabase victoriosamente de realizar la hazaña muriendo el 25 de octubre de 1955 tras 14 meses ingresada en el hospital. Con el papel de los botes medicinales y otros que iba encontrando llegó a completar 644 grullas de papel de las 1300 que se propuso conseguir (se dice que los compañeros de escuela, después de su fallecimiento, llegaron a completar el número aportando las grullas que faltaron por hacer hasta 1000).

Los compañeros de escuela y amistades le pensaron dedicar un monumento donde se representaría a Sadako sosteniendo una grulla dorada en su mano, también dedicada a todos los niños que murieron a causa de las bombas atómicas.

Y por fin, en el Parque de la Paz de Hiroshima fue construida la estatua dedicada a Sadako en 1958, en la base está escrito "Éste es nuestro grito, ésta es nuestra plegaria; paz en el mundo". La historia fue tan impactante que llegó hasta fuera de los límites de Japón, convirtiéndose en un referente mundial de los movimientos pacifistas.

4 comentarios:

María Manuela dijo...

Que bonito y que triste, los milagros no existen...

ybris dijo...

Toda una lección.
Hay modos de morir a los que uno se apuntaría sin dudarlo.
Proponiéndose plegar 1300 grullas o contando 1300 estrellas como siembra de paz tras el absurdo y el odio.
Gracias por tu visita y tus palabras.

Un beso.

_gaviota_ dijo...

No recuerdo cuando deje e rezar ni en que momento deje de ser creyente, quizás ya nací así.
Pero...tenia una amiga, no diré la mejor, alguna se me podría ofendes, pero si la que se equiparaba con la mas sana y mejor amistad que nunca he tenido.
Aurora…ella también enfermo de leucemia, no por la explosión de una bomba atómica pero puede ser que exploto a su alrededor toda la mierda que tragamos día a día. Rece, rece por ella aun a sabiendas de que no profeso fe, rece por si cabía la posibilidad de estar equivocada y un milagro la salvaba….

Razón tienes vi, los milagros no existen

Anónimo dijo...

La grulla es un pájaro sagrado en Japón, donde cuenta la leyenda que si un enfermo recibe una grulla de papel, mejora de su dolencia.

MI MADRE ENFERMO DE CANCER Y MIS ALUMNOS HICIERON GRULLAS PARA ELLA Y JUNTOS LEIMOS EL LIBRO DE LAS 100 GRULLAS DE PAPEL.

MI MAMI ANTES DE IRSE LO LEYO TAMBIEN ADEMAS SONREIA CUANDO LE MANDABAN SUS GRULLAS Y EN SU FUNERAL LOS NINOS ARROJARON LAS GRULLAS DE PAPEL A SU ATAUD,FUE MUY ESPECIAL ESE MOMENTO.ES ALGO QUE NUNCA OLVIDARE.