2006/10/08 | By: Amparo

El calor de la amistad


Podría decirse que es una acuarela esta foto movida de traqueteo de tren. El calor y la calma que me hace sentir me indicó que se la tenía que dedicar a Amparo, gaviota. Ella es así, calor y calma, atardecer de otoño con mucha luz; horizonte amplio y despejado. Es de presencia acogedora, consejo sabio y lecciones inmensas.
Cuida de mí -madre nube- como terciopelo que acaricia sin amenaza, enséñame los colores bonitos de tu cielo.
PD: Con lagrimilla


Cuando alguien te dice algo asi no puedes dejarlo en un cajon, tienes que sacarlo a la luz para que el mundo entero lo lea y lo vea, gracias V. por quererme de esa manera. Gaviota

1 comentarios:

María Manuela dijo...

Me encanta que hayas comenzado una nueva vida blogera, y sobre todo que hayas pegado este post que te dediqué cuando comencé la mía. Lo hice porque quería poner algo especial y tenía guardada esa foto con sentimientos sólo para ti.
Lo que me va a jorobar es que seguro que a ti te pondrán más comentarios que a mi, como pasa siempre...zorrona.