2008/11/01 | By: Amparo

MARGARITAS PARA ANA (2)


Hace dos años, al poco de empezar mi andadura por estos mundos cibernéticos de la blogosfera escribí un post, unas simples palabras dedicadas a un recuerdo que durante años permaneció en mi corazón y pocas veces compartí con nadie.

Hoy he vuelto a ir como cada año a depositar unas sencillas, Margaritas para Ana, Durante 37 años su diminuto cuerpo ha reposado en un corral destinado a la basura y a los que permanecen en el Limbo



El camposanto estaba radiante, el ayuntamiento lo ha ajardinado, anoche la televisión mostraba las imágenes con orgullo, ¿se les olvidaron algunas?….



Ana esta en tierra inhóspita y es mi deseo que permanezca en ella, que nadie ose quebrantarla mientras yo viva, que no se atrevan a poner candados al silencio, que dejen la puerta abierta para airear la inmundicia que rodea el lugar donde reposa su sueño




-------------------------------------------------------------------------------------------------

9 comentarios:

mia dijo...

Y yo le traigo

humildes tulipanes,

a su memoria,
a tu historia,

que nadie se atreva

a disimular tus dolores

hoy tan nuestros,entre

algodones yertos

Besos

Miguelo dijo...

en un corral? joe

BELMAR dijo...




«La vida es una bestia estúpida...» Stella Díaz Varín

unjubilado dijo...

El cuerpo de Margarita, estará en un corral, pero su alma no está en el Limbo, está con los ángeles, donde mecerán su cuna y perfumarán su cuerpo.
Un abrazo

Sasian dijo...

no podrán ponerle candados a esa tierra ni al silencio...porque tu no callarás, porque cada candado que osen poner, tu lo romperas con tu ramo de margaritas, con tu dolor, con tu voz, con tu sonrisa. Porque airearas la tierra de Ana, su descanso, y como cada año, meceras con tus recuerdos y sueños su existencia. Y romperás, aunque sea con tus manos cualquier muro que quiera esconder ese pequeño trozo de tierra que pertenece a Ana...

Buena elección las violetas...son la flor de la lealtad...tenía que ser así....un beso.

ybris dijo...

Recuerdo contigo desde hace dos años.
Entonces sólo tuve un apena que colocar junto a tu recuerdo.
Hoy me atrevo a acompañarte con unas margaritas.
Tan sencillas como mi afecto.

Besos, Amparo.

Isabel Martín dijo...

a mi tampoco podrán silenciarme, romperé con mis manos los candados....
me sentí muy mal ayer cuando vi que habían vuelto a olvidar ese espacio, toda la corporación con sus mejores galas para visitar a los difuntos y al llegar a ese lugar una leve mirada pasada de largo... para ellos solo es el corral donde queman las flores secas, para nosotras es la tierra de Ana.

Anónimo dijo...

Me emocionó tu relato, te encontré de casualidad, porque no exigís otro lugar para vuestra hija?

Xiketä dijo...

Paso a dejarte un beso muy grande y un abrazo.
En el corazón es donde descansa...en tu gran corazón.
Besos