2008/11/15 | By: Amparo

CRUCE DE CAMINOS




El reloj suena, abre los ojos a la vez que alarga la mano para detener el estrepitoso ruido, reposa unos momentos para poner orden en su mente, lunes, otro lunes mas, aun es de noche y en el silencio de la madrugada escucha la respiración de su marido que duerme agradadamente en la cama de al lado. Sin hacer ruido y con la luz apagada para no despertarlo sale de la habitación y se dirige al baño donde ya dejo perfectamente seleccionada la ropa que vestirá hoy, después de la ducha embadurna su cuerpo de crema y piensa en la importancia que le da al cuidado de su piel, el espejo le devuelve la imagen de una mujer madura que conserva parte de aquella hermosura que la caracterizo hace algunos años, en sus ojos aun destella la chispa entre picara e ingenua y sus manos todavía poseen tacto para acariciar el silencio y los recuerdos.

Después de dar una ultima mirada para ver que todo esta en perfecto orden y que sus hijos aun duermen placidamente, abre la puerta y dirigiéndose al ascensor baja las diez alturas que la separan de la calle, mientras tanto piensa en la monotonía que mueve su existencia, ¿se atreverá algún día a poner fin al tedio que embarga su vida?

Al poner la llave sobre el contacto de su coche cavila en la posibilidad de tomar otro rumbo, salir de estampida sin girar la vista para no ver lo que queda tras ella,

¿Quién no ha deseado que su vida comience en este instante? ¿Que las páginas del pasado permanezcan en blanco y en el cruce de caminos dar un giro para tomar el pasaje que conduce al lugar soñado?


<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

3 comentarios:

mia dijo...

Qué difícil es a veces

romper esquemas,decir STOP,

mañana seré otra...

La rutina como una serpiente

chupa energías,ilusiones,

y muchas personas que deseamos

dar todo por acabado,

nos amoldamos,coloreamos

las paredes de la cotidianidad,

y a veces,con ayudas de Alzheimer

hasta perdonamos desengaños!

Yo he deseado que mi vida cambiase,

en muchas cosas la he cambiado,

en otras,hube de olvidar

para continuar.

Muchos besos Amparo,preciosa entrada para sincerarse...

Miguelo dijo...

uhhhh eso es dificilisimoooo

ybris dijo...

Tomar otro rumbo es tentador.
Quizás porque conservamos la esperanza de qe lo nuevo sea mejor.
Pero con el paso de los años nos convencemos de que lo nuevo no tiene por qué ser mejor por la sencilla razón de que nosotros seguimos siendo los mismos.
Algo de eso poetizaba yo hoy.

Besos.