2008/11/12 | By: Amparo

Mujeres ejemplares (2)




Gertrudis Gómez de Avellaneda
( 1814 -1873 )

Poetisa desde la cuna, Gertrudis Gómez de Avellaneda estremeció a la Real Academia de la Lengua. Tula, como muchos llamaban a esta bella camagüeyana, llegó a ser una de las más destacadas plumas del romanticismo español, y aun permanece entre las escritoras más distinguidas de nuestra lengua.

Dominó la poesía con pasión. Sus dramas llenaron los teatros de la Península. Sus obras se discutieron el primer y segundo premio, a la vez, en los Juegos Florales más selectos de Madrid. La Real Academia de la Lengua, aterrorizada por la habilidad que poseía la adorable criolla, se negó aceptarla bajo el pretexto de la saya.


Emocionalmente destruida por la injusticia, continuó creando obras inmortales hasta el fin de sus días.Además de ser reconocida como una de las más refinadas, y a la vez de lenguaje más sencillo, poetisas de nuestro idioma, la Avellaneda trató con dos temas primordiales de la literatura universal. Su novela Sab es una de las mejores obras en la abolición de la esclavitud. Pocos años antes de morir, en 1867, publicó un libro de oraciones, o pensamientos religiosos, llamado Devocionario que la sitúa entre las místicas de pensamientos más elevados.
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

4 comentarios:

mia dijo...

oh amaga Amparo,si se pudiera

cambiar la historia de las mujeres!

Por más triunfos...siempre la sombra de las injusticias!

Gracias amiga!

Besos

Isabel Martín dijo...

me quedo con este:

LAS CONTRADICCIONES

No encuentro paz, ni me permiten guerra;
De fuego devorado, sufro el frío;
Abrazo un mundo, y quédome vacío;
Me lanzo al cielo, y préndeme la tierra.

Ni libre soy, ni la prisión me encierra;
Veo sin luz, sin voz hablar ansío;
Temo sin esperar, sin placer río;
Nada me da valor, nada me aterra.

Busco el peligro cuando auxilio imploro;
Al sentirme morir me encuentro fuerte;
Valiente pienso ser, y débil lloro.

Cúmplese así mi extraordinaria suerte;
Siempre a los pies de la beldad que adoro,
Y no quiere mi vida ni mi muerte.

ybris dijo...

Mala suerte tuvieron algunas de nacer antes de su tiempo.
Su recuerdo hoy ilumina la injusticia que padecieron tantas mujeres.
Me pase por

http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/35727207878350618976613/p0000001.htm#12

y leí, entre otras, este poema sobre el significado de la palabra yo amé:

Con yo amé dice cualquiera
Esta verdad desolante:
-Todo en el mundo es quimera,
No hay ventura verdadera
Ni sentimiento constante.-
Yo amé significa: -«Nada
Le basta al hombre jamás:
La pasión más delicada,
La promesa más sagrada,
Son humo y viento ¡y no más!»

Gracias por recordarla.
Besos

chile dijo...

Confianza sensata del sentido
implícita impaciencia, sin desvío
palpable valía de la discreción
raíces y ejes de la fortaleza

pues el alarde produce enredos
y avasallar origina injusticias
se desvanecen egos y malicias
desaparecen las trabas y embudos

conseguir desistir de la obcecación
para excluir fanatismo que hunde
dificultad insuperable, confunde
volver al camino de la comprensión

corrientes vertiginosas de un valor
derecho y justicia unidas en vigor
el poder de la idea de lo grande
nobles principios enlazados a ti