2007/01/19 | By: Amparo

No se que titulo darle...

Tenia ganas de sentarme delante de esta maquina y contarle las penurias que han nublado mi instinto e inquietado mi animo durante los últimos meses.

-Escribe-, me decía vi, -ya no escribes cuentos-, me decía la otra.

Incluso la política y la página de literatura habían dejado de interesarme, no podía escribir, mi mente se había bloqueado y solo me sentaba delante de la pantalla para jugar, era una necesidad de dejar mi mente en blanco.

No se si hoy he defraudado a alguna persona o por el contrario he hecho lo que era más correcto.

Quizás para algunos de los que me leen esto no sea importante, para mí si lo es… y mucho. (Para ellos esta pequeña explicación)

Ya he contado en algún escrito que soy “costurera” mi andadura en estas artes empezó desde que era muy pequeña, (todos en la vida queremos un eslabón mas alto en la sociedad para nuestros hijos del que hemos tenido, mi madre era fregona y quiso que yo fuese costurera) así a los 14 años empecé a trabajar en una fabrica de camisas, me case y tuve dos hijas, no fui ama de casa, continué siendo “costurera”. Llegaron los años de la crisis industrial en este país,( allá por los setenta y tantos) se cerraron fábricas y las mujeres buscamos cobijo en la economía sumergida.

Después de un tiempo y ante una situación que no era grata monte mi propio taller, deje de ser “costurera” y por arte y gracia de unos papeles (como el que se casa) pase a ser empresaria. Esto no cambio mi ritmo de vida, horas y horas sentada ante una maquina produciendo para el beneficio de otros, pero con un denominador común muy diferente, ahora tenia compromisos con la hacienda publica y con la seguridad social, aparte de tener que requerir los servicios de una gestora para que administrara mis “vienes”

A pesar de todo ello he sido feliz, estaba satisfecha con mi trabajo.

Desde hace unos meses me he debatido con la difícil situación de ver que las cuentas no salen y que las deudas se acumulan, he pasado noches en blanco pensando en una salida, se me acabaron los recursos. Hoy en el descanso del almuerzo lo he soltado, -tenemos que cerrar- He llorado, pero a la vez me he descargado de una pesada lacra que ya se me hacia insostenible.

Me duele en el alma, aunque parezca algo tonto, para mi es algo importante lo que conseguí, con mi esfuerzo he contribuido a educar a mis hijas y que nuestra vida tuviese algo mas de calidad.

Aun me queda un poco de tiempo para zanjar todos los asuntos que quedan pendientes, tenemos que cerrar la campaña de verano, después empezara una nueva etapa de mi vida, estaría por afirmar que la penúltima.

P.D. Si hay falta de acentos o de comas (que no se si los hay) es por que forman parte de mi personalidad






6 comentarios:

María Manuela dijo...

Joder tía, qué fuerte!!! y lo dices así en el blog...
Ya te vale, nos teníamos que haber tomado esa cerveza hace un rato...

rizossa dijo...

hace tiempo que sabía que el taller no funcionaba. miles de veces lo hemos hablado y hemos coincidido en que 'habrá que cerrar'. pero siempre el verbo en futuro.
hoy cuando me he enterado y al oírtelo decir en presente me he entristecido.
ese 'habrá' parecía que nunca iba a llegar.
pero hoy ha llegado.

da un poquito de pena. no nos vamos a engañar. hemos pasado muy buenos momentos allí y me consta el gran esfuerzo que habéis dedicado al taller.

por el futuro no os preocupeis. entre todos saldremos adelante. somos una familia.

pero ante todo ten claro que no has defraudado a nadie, todo lo contrario, somos conscientes del gran esfuerzo que has hecho porque no llegara este momento.

ybris dijo...

Eres formidable.
Haces bien en compartir tu situación, porque al hacerlo acaba uno descubriendo que no hay altibajos ni derrumbes, que todo es tan lineal como la vida que hasta aquí te ha traido y que sigue.
Sí es verdad que hay nuevas etapas.
Disfrútalas y cuenta.
Ánimo y adelante.

Muchísimos besos.

Caybon dijo...

es cierto, es muy fuerte, pero piensa que lo has conseguido, que hubiera pasado si ni siquiera lo hubieras intentado, donde queda la satisfacción de lo logrado? yo te lo diré, en el más alto pedestal.

es mejor entristecerse por lo conseguido y perdido que por lo que no has llegado ni a intentar.

dices que dentro de poco empezará una nueva etapa en tu vida, bravo por ello, sigue luchando por lo que crees (que es mucho) y afronta tu nueva vida con una nueva perspectiva.

PIENSA QUE AHORA PODRAS HACER COSAS QUE NO HABIAS PODIDO HACERLAS HASTA AHORA, Y LOS CAMBIOS, SI LOS AFRONTAS CON EL PAR DE.......QUE TIENES, SERAN MARAVILLOSOS !!!!!!!!

Caybon dijo...

se me olvidaba..........MIEDO ME DA AHORA QUE PODRAS ESTAR MAS TIEMPO FRENTE AL ORDENADOR.........

Fernando dijo...

Siempre estamos abocados a la tristeza...pero es el sendero de la vida, hay un poso de nostalgia en todo y aceptar las cosas también nos trae su lado bueno ..agridulce...pero volver a reinventarte otra vez y van? es algo que puede ser formidable...detrás o delante pero rodeada por gente que a lo largo de tu vida te han querido y lo siguen haciendo...un beso voladora...