2010/11/28 | By: Amparo

KEYFACTOR, el azote del Banco Santander

KEYFACTOR cuenta con un amplio equipo formado por abogados y estudiantes de Derecho de últimos cursos integrado en una plataforma automatizada de llamadas que negocia la recuperación extrajudicial de las deudas dentro del plazo acordado con cada cliente.

PLATAFORMA AUTOMATIZADA DE GESTIÓN DE LLAMADAS
Con la finalidad de anticipar el recobro, KEYFACTOR ha implementado un sofisticado sistema de marcación automatizada de llamadas que permite gestionar satisfactoriamente más de tres millones de llamadas anuales, obteniendo promedios superiores a ocho mil contactos efectivos diarios.

KEYFACTOR resuelve satisfactoriamente más de trescientos mil expedientes extrajudiciales nuevos al año, proporcionando a sus clientes un muy elevado índice de satisfacción con una significativa reducción en sus índices de impagados
.


LLAMADAS AUTOMATIZADAS POR MOROSIDAD

En 2006 liquidamos el préstamo hipotecario que teníamos con el Banco Santander y cancelamos las cuentas que teníamos abiertas en el dichoso banco.

Hace unos meses, una llamada telefónica me sorprendió, la llamada era de un gabinete jurídico, Keyfactor, la señorita Laura me explico muy amablemente que éramos morosos, que teníamos una deuda con el Santander en dos cuentas, cuyo importe ascendía a 4,49€ en una y 8,64 en la otra.

No, le dije, mis cuentas con el banco se cerraron y tengo constancia de ello en una carta de pago. Me pidió por favor que se la enviase por fax y así lo hice.

Pensé que aquí terminaba la historia y que la consultoría zanjaría el tema con el señor Botin.

Nada de eso, a principios del mes siguiente se repitió la llamada, aquí ya me enfade un poco, la señorita, no sé si era la misma o una distinta me aconsejaba que fuese a la sucursal del banco donde tenía mis cuentas y que las cancelase. No, le dije, ustedes cobran por tramitar estos temas, yo no, además, mi tiempo vale tanto como el suyo y no lo pierdo.

Principio del mes siguiente; otra llamada, aquí ya no me sentía enfada, me sentía cabreada, la señorita me recomendaba una vez más que acudiese a la sucursal y cancelase la deuda, que esta podría ir aumentando y convertirse en miles de euros. No, le dije, no voy a pagar, demándenme y ya nos veremos en los tribunales, trato de convencerme de la conveniencia de pagar, que por una cantidad tan irrisoria no se iba a los tribunales. Bueno, bla bla bla y se terminó la conversación.

Otro mes más y llamadita, le pedí a la señorita que cerrasen el tema y dejasen de molestarme, que estaba ya muy harta de las llamadas y que no pensaba pagar ni un céntimo, en esta ocasión mi enojo era bastante alto.

Así ha continuado la cosa durante varios meses.

Hace dos meses cedi y fui al banco, allí no hay constancia alguna de deuda, la interventora llamo a Keisfactor y le dijeron que las cuentas no se cerraron bien y que por eso tienen ese descubierto, que lo más aconsejable era pagar y cerrarlas. Volví a decir, no, no lo pago.

El mes pasado se volvió a producir la llamada de rigor. Ya no estoy enfada, estoy asqueada. Le pedí a la señorita que dejasen de molestarme, que estaban atentando contra mi intimidad, que por favor, borrasen mis datos de su base, que le diesen carpetazo al tema o tendría que acudir a la protectora de datos, que incluso estaba dispuesta a mandar a la prensa una nota denunciando la poca rigurosidad de un banco tan importante. Esta vez la señorita me dijo que las llamadas se continuarían sucediendo todos los meses ya que automáticamente les saltaba la alerta y su deber era comunicar con nosotros, que lamentaba la molestia, pero que ellos cobran por estas tareas y tienen que hacerlas.

Vamos a ver, le dije, hoy, sus clientes me reclaman un total de 13,13€, usted me lo dice, ¿tengo que creerla? Demuéstremelo, ¿tendría que creer y pagar si usted me asegura que tengo una deuda de miles de euros? Mire, espero no volver a tener que levantar el teléfono para volver a escuchar la misma historia que viene sucediendo desde hace meses, durante cuatro años, desde la cancelación del préstamo no había tenido noticias de ustedes, ni siquiera sabía que existían, quiero permanecer en la ignorancia y no saber nada de ustedes

Esta semana próxima espero la llamadita, según me dijo son llamadas que se graban, dudo de que esto sea legal ya que me lo comunica en la última, en las anteriores nunca lo menciono. La esperare con impaciencia.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

NO SE SI SABES QUE EN FRANCIA HAY UN EX-JUGADOR DE FUTBOL (ERIC CANTONA)QUE COMEZO HACE POCO UNA CAMPAÑA PARA QUE LA GENTE ACUDA MASIVAMENTE A LOS BANCOS A RETIRAR SUS AHORROS Y CANCELAR LAS CUENTAS JEJE , NO ESTARIA MAL!

Isabel Martín dijo...

Cada vez que veo a Botín con su maletín me acuerdo de ti y de esta historia.
Es una mierda tener que perder tiempo con estos impresentables, pero tienes dos opciones, o te vas a la OMIC y/o agencia de protección de datos, o les haces el jueguecito del teléfono: "un momento que le paso con mi gabinete jurídco....piiiiipiiiiipiiiii".

ybris dijo...

Según te iba leyendo me iba cabreando más y más.
No hay derecho a esta violación sistemática de nuestra intimidad.
Aunque quizás sea mejor tomárselo con humor y hacer algo parecido a lo que dice Isabel con alguna que otra variante:
Por ejemplo soltarles una grabación que diga: si quiere saludar pulse uno; si quiere ser insultada marque dos, ... y así, hasta 99 o más.
Paciencia y a colgar lo antes posible.

Besos.

Anónimo dijo...

Hola Amparo:

Yo tuve la mala suerte de trabajar en ese sitio durante 6 meses, en plena calle Balmes de Barcelona.

Son gente mala, mediocre, papanatas pomposos. El jefe de la empresa es un tal Salvador Bartolomé, un idiota profesional. El tal Briones es un chupaculos al que el otro ha cogido de socio principalmente por su apellido: para hacer creer que se es alguien de la saga de los abogados Briones, cuando en realidad es de la saga de los abogados Ladrones.

De verdad que dan pena, penita, pena.

Anónimo dijo...

Hola he trabajado en Keyfactor durante años y te aviso que las llamaditas no pararán ya que auqnue usted envie el fax de no deuda seguiran llamandole ya que dicho fax será ilegible o no estará sellado.
Lo mejor es denunciar a esa empresa en el banco Santander desde el dept de recobro, es lo mejor que se puede hacer, ya que cada vez que le llaman será un gestor distinto.
Creame trabajé en ese mierda de sitio es un contact center (y hay muy poca gente con carrera dentro de la oficina) hagame caso y denuncieles por acoso e infamia ya que a usted la estan difamando con que tiene una deuda, y si a la oficina le indican que no tiene deuda, haga lo que le digo.

Anónimo dijo...

Hola Anonimo, yo creía que era un despacho de abogados no una agencia de recobros.

Anónimo dijo...

Yo trabajé en Keyfactor y son unos cabrones que encima de trabajar mal ,tratan mal a los trabajadores .No les pagan lo que debieran y no le dan ni cesta de Navidad .Son una panda de miserables .Usted denuncie a la empresa y a su administrador , el Bartolomé . Los mismos trabajadores se lo agradecerán .

Anónimo dijo...

Yo también trabajé en esa empresa y le aseguro no que son nada serios . Trabajan mal y obligan a los trabajadores a llamar una y otra vez a los deudores con el objetivo de cansarlos para que paguen .Las llamadas las programa un ordenador por lo que salen automáticamente .El gestor no sabe a quién llamará hasta que le salta el expediente , no sabe ni de qué va el tema .Nos dedicabamos a llamar y llamar porque el programa no te deja agendar más allá de un cierto tiempo .

Anónimo dijo...

Hola. Acabo de recibir una de las llamadas que han comentado.
Me llaman haciéndose pasar por una "oficina externa" del Banco de Santander y me dicen que tengo un descubierto en una cuenta del Santander y que "urgentemente" tengo que hacer un ingreso de 1.200€ en dicha cuenta.
Dada la circunstancia QUE NO TENGO NINGUNA CUENTA EN EL BANCO DE SANTANDER me ha dado la sensación que he sido sometida a un intento de ESTAFA. Lo sorprendente, y preocupante, es que tengan mi nºde teléfono y nombre completo.
¿Imaginan que yo fuera una pobre ancianita y recibiera esta llamada? O me moría del infarto o ingresaba angustiada el dinero en la cuenta que ellos decían ante sus amenazas. NO HAY DERECHO a que estos individuos puedan actuar impunemente de esta manera. Me estoy assorando para plantear una demanda por intento de ESTAFA.