2010/11/25 | By: Amparo

¡FELICIDADES ANA!


Hoy, 25 de Noviembre, en la mayoría de ayuntamientos y lugares públicos se han leído comunicados por ser el “Día Internacional Contra la Violencia de Género”.

Hoy, 25 de Noviembre, cuando apenas empezaba a amanecer, una mujer, una compañera, creo que… una amiga, me confesaba que no sabía que hoy, era un día de “celebración” que ella nació hace años en este mismo día, y que lo que celebra es que ha cumplido años.

Lo otro, lo de la violencia, no lo celebra, lo ha vivido en su piel y no quiere celebrarlo, quiere olvidarlo.

Hoy, 25 de Noviembre, Ana ha cumplido 38 años, en su corazón aun sangra la herida que durante años el maltrato le dejo, dice, que siente necesidad de desahogar todo el dolor, no el físico, el otro, el que se filtra en los poros y de cuando en cuando aflora a la memoria, que le gustaría ayudar a otras mujeres para que no consientan pasar por el trance que ella vivió, se emociona y unas lágrimas rebeldes asoman en sus ojos

Hoy, 25 de noviembre, Ana, es libre, sus hijos tienen una vida distinta, ya no ven golpes ni gritos, han construido una nueva familia, con las dificultades que el día a día incorpora en la vida de la gente sencilla, pero… sin gritos, sin insultos, sin golpes…con cariño, con comprensión… con amor.

Hoy, 25 de noviembre del 2010…sin buscarlo, sin pretender dar el mejor mensaje de reproche hacia una sociedad machista…he encontrado… el mejor manifiesto.


¡¡Felicidades Ana!!

Felicidades en partida doble, por tus 38 años y por tu valentía.















3 comentarios:

unjubilado dijo...

Felicidades Ana, desearía que cuando cumplas años no vuelvas a recordar ese 25 de noviembre como una pesadilla y que celebres con tus hijos tu cumpleaños.
Un abrazo para Amparo y otro par ti.

ybris dijo...

Es, sin duda, el mejor manifiesto: dejar constancia de que es posible salir del horror.
Felicidades, Ana, por haberlo logrado.
Y felicidades por su cumpleaños.

Besos, Amparo

Camino del sur dijo...

Amparo, buen mensaje, recordar el pasado con alturas de miras y con la certeza de que se puede salir del horror.

Un gran abrazo, en otro post ya te hab{ia dicho lo feliz que me tiene tu regreso.