2008/05/12 | By: Amparo

deformidad

Infrecuente abrazo de la naturaleza

10 comentarios:

Hoy quiero contarte dijo...

Buenísima la foto. Si el metal y la madera pueden conseguir esta unión, qué no podemos conseguir los humanos por diferentes que seamos.

ybris dijo...

Si no puedes vencer a tu enemigo únete a él.
Los árboles lo saben hacer despacio y al final vencen mucho mejor que con la inútil y cruenta violencia de la guerra.
En mi colegio un naranjo triunfante ha crecido desde debajo de una escalera en el patio abriéndose paso entre dos peldaños. Al cabo de más de 20 años los niños comen sus naranjas cuando maduran.
Una foto espléndida, Amparo.

Un beso.

Isabel Martín dijo...

la naturaleza es asombrosa, y nosotros tan insignificantes...

muy buena foto, muy buenos comentarios.

Miguelo dijo...

oh que foto mas curiosa

Pakous dijo...

Un saludo desde Lleida al Pais Valencià. Bonita la foto, nos iremos viendo...
Un abrazo.

mia dijo...

Cierto es lo que sabios

dicen los comentarios

y bella la fotografía!

Me recuerda a una glicina

que fue envolviendo

la oxidada reja,

hasta vestirla

de lilas subiendo,

de año en año hacia el cielo!

Besos amiga

Nosotras mismas dijo...

Hola,

Atrévete a formar parte de la historia.

Besos

Miguelo dijo...

ya he puesto tu foto en mi segundo blog mirala si puedes:

http://mimiopia.blogspot.com/

Mr Bonkei dijo...

Los a´rboles muchas veces se enamoran como nosotros,de otras cosas aunque no sean de su mismo sentir y es entonces que el calor incondicional del amor de la sabia envuelve pacientemente al frio metal,lo cobija, y le da calor.(humildemente)

IndeLeble dijo...

Esta hermosa foto que tomaste me recuerda que es mejor hasta para un fierro herrumbrado asirse fuerte a la naturaleza, de ahí venimos y allí volveremos , un fuerte abrazo , entré desde el rincón de Mía y volveré pronto, aunque las frecuencias no indican ausencias!!Besos argentinos!
Ali.