2008/05/02 | By: Amparo

1º DE MAYO



En 1967 teniendo ya una clara conciencia política participe por primavera vez en la manifestación del 1º de Mayo, me impacto el gran despliegue policial, el sonar de sirenas, la policía secreta que detenía a muchachos, siempre recuerdo cuando parados en la esquina de la calle de la Paz escuchamos como dos supuestos policías decían…vamos a por ese que lleva los calcetines rojos…acto seguido lo introdujeron en un furgón y salieron pitando.

Empezó mi lucha obrera y contribuí humildemente a la formación de Comisiones Obreras, conocí a verdaderos sindicalistas que dejaron su piel al defender a compañeros, vi de cerca la solidaridad, las asambleas del trabajadores en las fábricas o en la obra decidían y aportaban parte de su salario para entregarlo a las familias de los que habían caído en manos de la dictadura.

Deje de acudir a las manifestaciones del 1 de Mayo muchos años después, con la llegada de la democracia se consiguieron muchas mejoras para las clases menos privilegiadas, se fue perdiendo aquella solidaridad y non volvimos competitivos e individuales.

Disminuyeron aquellos sindicalistas del tajó, se forjaron los liberados y ahora tenemos sindicalistas de despacho que nunca han estado en las filas del paro porque nunca han pertenecido a ocupación laboral alguna, ahora tenemos dirigentes que pactan reducciones y despidos con el patrón o el gobierno y ya no somos clase obrera, se nos llama “masa productiva”




La fecha ha pasado a ser un día festivo más que viene bien para celebrar la llegada del buen tiempo en compañía de familia y amigos.

4 comentarios:

mia dijo...

Amparo...

siento tanto pero tanto

no haber estado a tu lado

aquel primero de Mayo

como éste,conste que mi

corazón te ha buscado

para encontrarte!

Gracias por estar y ser

y revelar arte en lo

que dices y haces!

ybris dijo...

A mí más me pillaron de refilón los duros primeros de mayo de aquellos años por las repercusiones familiares de las manifestaciones mientras yo era más universitario que obrero.
Las cosas han cambiado, a veces por cansancio, a veces por otras circunstancias.
Pero aún es verdad que hay que apoyar a un trabajo que pierde puestos por culpa del capital.
Lo cierto es que este 1 de mayo se me iba más el pensamiento al Saler que a las calles de la capital.

Besos festivos.

brujaloca dijo...

El primero de mayo es ahora la fiesta de la primavera, las caravanas de carretera y el puente playero.
Eso debe ser por el "estado de bienestar" en el que vivimos. Parece que con eso nos conformamos, igual que nos conformamos con este sistema sindicalista que describes tan bien. Así segurirá el trueque entre los empresarios y los sindicatos hasta que no volvamos a sentir las cadenas apretándonos el cuello, y tal vez, ni entonces volverá a despertar la solidaridad, el compañerismo...

Isabel Martín dijo...

me parece una hipocresía caminar tras la pancarta de los que practican aquello que critican con consignas del todo a cien.
el 1 de mayo hace tiempo que se ha convertido en un desfile de "trajes del cortinglés", y es el mismo camino que llevan otros "días de..."
mientras la cosa no cambie los pasaré en El Saler.

Ybris, también estuviste allí...