2007/09/27 | By: Amparo

Lo cotidiano

Con frecuencia solemos decir que todos los días son iguales y que todo es cotidiano e insustancial. El trayecto desde mi casa hasta el lugar donde trabajo no es largo, pero el trafico convierte el recorrido en un escaparate en el que si fijas la atención descubres pinceladas que hacen pensar que no todo es rutina, que existen pequeños detalles que pueden hacer que el día nos parezca hermoso.





Esta mañana la luna tenia pereza de marcharse a descansar.




En el mismo instante el sol desperezaba sus rayos sobre la ciudad

4 comentarios:

María Manuela dijo...

Esta mañana debí ver tu mismo cielo y la luna que se había quedado dormida igual que yo...y no sé si serían las legañas o lo sueños que aún tenía pegados al cuerpo, pero me la perdí, aunque ya la había saludado por la noche y estaba hermosa.
Gracias por este precioso cielo nuestro.

ybris dijo...

¿Sabes, Amparo, que vemos las mismas lunas y los mismos amaneceres? Yo ya estoy mirando cuando el día empieza y por eso a veces me pierdo la luna. Además salgo de casa a las ocho y media y aquí en Madrid por estas fechas me está dando el sol de pleno porque suelo caminar unos dos kilómetros hacia el este.
Así que te doy la razón en todo y disfruto con tus hermosas fotos.

Un besazo

xiketä dijo...

Cuantas veces he salido del taller, me he montado en mi coche de camino al pueblo y he visto un contraste similar a estos que has fotografiado, Amparo.
Cuando eso me ha ocurrido he pensado siempre que la vida a veces nos regala cosas para que aprendamos a valorarla.
La grandeza de la Naturaleza es maravillosa.
Y a veces no la sabemos apreciar, pero cuando lo hacemos, nos sentimos afortunados.
Eso es lo bonito.

Bichitodeluz dijo...

Querida Amparo, bellisimas tomas de esa pareja de la cual disfrutamos en forma gratuita en todas partes del mundo.


Saludosss

M.Pilar