2007/09/20 | By: Amparo

8 comentarios:

Fernando Sarría dijo...

que difícil es eso en España...besos.

rizossa dijo...

a veces cuando una levanta la cabeza y ve lo que tiene alrededor piensa que no puede ser de este mundo.
el otro día en una comisión de cultura (fíjate) hablábamos de los toros en fiestas. me miraban todos como si yo fuera un bicho raro por plantear que no deberíamos fomentar fiestas (ni mucho menos subvencionar) como 'els bous al carrer' o 'el tiro y arrastre' en las que se maltrate a los animales. lo más impactante fue escuchar al concejal de juventud (que no llega a los 30) decir que a él le gustan esas fiestas y que además 'es de ir a la plaza los domingos'.... apañáos van los jóevenes del pueblo.

xiketä dijo...

Las peores bestias somos nosotros, o algunos al menos. En un coloquio de la tele el otro día dijo la representante de una asociacion antitaurina, que por qué por ser una costumbre hay que mantenerla, miremos atrás cuántas costumbres en la historia de la humanidad se han quitado por ser inhumanas...

ybris dijo...

Nunca me ha gustado ponerme a mal con nadie, pero puedo asegurar que las escenas taurinas en el telediario durante las comidas me revuelven el estómago y jamás he podido soportar el espectáculo de un animal sangrando y acuchillado.
Al margen de su posible crueldad desde luego me resulta estéticamente inaceptable y firmaré donde haya que hacerlo para que, en caso de que se mantenga, se haga en ambientes que lo acepten.
Como los espectáculos XXX.
Besos

Bichito de luz dijo...

¡Y pensar que para condenar conductas humanas calificamos de animales!

Saludos cariñosos

M.Pilar

Amparo dijo...

Kalvellido es fantástico, y una imagen vale más que un millón de palabras

El otro día en un programa de estos del corazón entrevistaban a la mujer de un “famoso matador de toros” decía algo así…-nadie sabe lo que es permanecer en la habitación de un hotel esperando noticias del trabajo de tu esposo ¡joder! Que hipócritas me sonaron sus palabras.
Pensé en los mineros, en los albañiles, en los que asumen trabajos de riesgo por apenas seiscientos euros mensuales…pensé en los que cruzan los mares por que creen que pueden encontrar un poco de bienestar en sus vidas y no les importa la muerte…
Ver a los toros acorralados y torturados es como ver la tortura de los humanos en manos de desalmados que disfrutan del dolor ajeno... y no solo me refiero al dolor físico, hay tantas formas de hacer daño

María Manuela dijo...

Tengo a los daneses como ejemplo de cultura avanzada y civilizada, allí el agricultor deja la fruta en el puerta, el comprador la coge y deja el dienro en una cajita...debe ser algo más que educación lo que separa a la cultura mediterranea de ellos. No es que debemos ser todos iguales, pero estoy segura de que no dejaremos de ser primitivos y culturalmente salvajes hasta que no vemos a alguien disfrutar con el dolor de otro ser vivo.

Amparo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.