2006/12/11 | By: Amparo

No creo en la justicia divina


Poco a poco van cayendo los dictadores del siglo XX, es triste que se los lleve la muerte tranquilamente en sus camas, ¿nuestros descendientes verán caer de la misma manera a todos los que han causado muertes inocentes,(Afganistán, Irak, Ruanda, Sierra Leona…etc ) ojala la justicia sea mas ágil y paguen sus crímenes en este mundo, ya que como dice un buen amigo del que copio su comentario… “no creo en justicia divina”… pero, tampoco confió mucho en la terrenal.


No se como publicar allí en tu blog, pero sabes que se murió Pinochet . Puto mundo que esta preocupado por la muerte de este tipo y no se preocupo de las muertes que causo.


Por allí una vez leí que Moisés para iniciarse como sacerdote debió entrar en estado cata tónico y viajar al debatan a pedir perdón del soldado que había asesinado por defender un judío esclavo de los egipcios que era maltratado. Si éste biznieto de puta ha de encontrarse con todas esas almas que trunco o mando matar por el solo echo de pensar distinto, cuantos juicios ha de recibir... ah pero vos no crees en la justicia divina, yo soy mas creyente amiga en la distancia, es mi único anhelo que la muerte física no sea el consuelo para estos seres que por defender una idea que ni siquiera es propia han cometido tantas calamidades.


Si hay Dios para ello, lo quiero para castigar quien no respeto al prójimo, solo eso, un acto de verdadera justicia, y que a mi muerte no diga que pedazo de boludo he sido.



El día que murió Franco no brinde con champán, tampoco hoy brindo por la muerte de este dictador…no es día de alegría, es día de tristeza por los crímenes que estos dos innombrables cometieron impunemente.

6 comentarios:

rizzossa dijo...

yo tampoco creo en la justicia divina. en la terrenal necesito hacerlo. necesito creer que algún día la justicia dictará sentencia para todos estos asesinos que murieron en sus camas dejando tras de si cunetas, hogares, fosas, escuelas, campos, hospitales,... llenos de sangre.
necesito vivir pensando que algún día el 10 de diciembre (curioso destino), día de los derechos humanos, deje de tener un hueco en el calendario de los 'días de'.

María Manuela dijo...

Me gustaría creer en el infierno y sus tormentos. Se fue de este mundo sin su merecido y ya no lo tendrá. Me entristece ver que aún hay gente que le llora, tal vez esa sea la esperanza, que algún día la verdad salga a la luz, aquí y allá, sin tapujos y que la historia los nombre con el nombre que se tuvieron. Asesinos. Tal vez entonces todos sientan vergüenza de ver a quien idolatraron.

Caybon dijo...

Leí cuando estaba ingresado el comentario de que estaba estable, maldito hijo de puta, ¿estable?deberia haber estado muerto, muerto como todos los que ha asesinado pero mediante castigo, no porque ya le tocara la hora.
Nunca entenderé como el ser humano es capaz de tolerar estas atrocidades............

Fernando dijo...

Decían que era una pena que no existiera el infierno...en los años setenta al lado de mi casa, en el puente de los gitanos como así se llama vulgarmente¿?...había una pintada de Angel Guinda sobre Pinochet que estuvo muchos años..Pinochet, pedo de trueno, matón del pueblo chileno, valiente bufón de USA con la pistola en la blusa...besos(esto último no)

Carlosag dijo...

A LA MUERTE DE UN CANALLA
Mario Benedetti

Los canallas viven mucho, pero algún día se mueren
OBITUARIO CON HURRAS

Vamos a festejarlo
vengan todos
los inocentes
los damnificados los que gritan de noche
los que sueñan de dia
los que sufren el cuerpo
los que alojan fantasmas
los que pisan descalzos
los que blasfeman y arden
los pobres congelados
los que quieren a alguien
los que nunca se olvidan
vamos a festejarlo
vengan todos
el crápula se ha muerto
se acabó el alma negra
el ládron
el cochino
se acabó para siempre
hurra
que vengan todos
vamos a festejarlo
a no decir

la muerte
siempre lo borra todo
todo lo purifica cualquier día
la muerte
no borra nada
quedan
siempre las cicatrices
hurra
murió el cretino
vamos a festejarlo
a no llorar de vicio
que lloren sus iguales
y se traguen sus lágrimas
se acabó el monstruo prócer
se acabó para siempre
vamos a festejarlo
a no ponernos tibios
a no creer que éste
es un muerto cualquiera
vamos a festejarlo
a no volvernos flojos
a no olvidar que éste
es un muerto de mierda


O le le, o la la, el pueblo esta de fiesta, murió el criminal.











César

Esto me lo envio un amigo Chileno ayer en madrugada.
Cesar es hijo de un detenido desaparecido.
Carlos

Ybris dijo...

Ojalá pueda ver alguna sentencia condenatoria de su actuación para que no parezca que por morirse ya ha cumplido.

Besos