2006/12/03 | By: Amparo

"Dulce" amiga



Querida y Dulce amiga, hace cuatro años que te conocí, fue en aquellas jornadas que cuatro locos nostálgicos celebran en las montañas de Cuenca, “Santa Cruz de Moya”, eran principios de otoño y un terrible viento azotaba aquellos bellos parajes.

Fuiste a defender a los muertos, a sacar cara en favor de los guerrilleros que permanecieron en las montañas durante años, aun después de terminada la maldita guerra de España. Muertos que yacen por doquier en cualquier cuneta o rincón olvidado de esta tierra, defendiste la recuperación de la memoria histórica y citaste a (Tucídides)
“ El conocimiento exacto del pasado es la mejor ayuda para comprender el futuro”
como el, dejaste reseña en tus libros de tu manera de pensar y ver la historia.

Tu voz, “Dulce”, como tu nombre, atrajo mi interés por tu literatura. en la que rescatas la memoria de las mujeres que perdieron la Guerra,


No se puede olvidar cuando te obligan.

Me hice adicta a ti y fui leyéndote a poquitos

Lei tu opinion sobre la humillación de las mujeres maltratadas. Prudencia, una mujer que se casa enamorada y el paso del tiempo la sumerge en el deterioro de su relación. La traición, los celos, la sumisión y los golpes hacen que se encierre en ella misma.

También tocaste mi alma con tus poemas.

Aquellos días tristes, días de dolor mundial por la invasión de Irak, esta lucha la hiciste tuya y le cantaste así a nuestro querido Couso

JOSÉ COUSO. Por Dulce Chacón

Nadie nos dijo
que la desolación llevaría
tu nombre.
¿Hacia dónde mirar?
¿En qué rincón podremos
amamantar esta tristeza
tan recién nacida?
Nadie nos dijo
que el dolor nos vencería
en tu perfil.
¿Dónde encontraremos
un lugar para el llanto
después de haber mirado
la boca del cañón que te miró

y miraste?
¿Dónde?
¿Dónde,cuando sólo nos queda
el hueco que anidó un disparo?
Nadie nos dijo
que con tu sonrisa se contaría la historia.
Tinta desolada

que rescribe Bagdad.


Solo un año más tarde de haberte conocido En octubre de 2003 te fue diagnosticado un cáncer en estado avanzado.
marchaste el 3 de diciembre de ese mismo año.

Lapida

Para encontrar
de tus labios
ese sabor metalico y mojado
-y ahora que te has ido-
beso la piedra

Porque me arrebata tu boca
-tantas veces-
beso la piedra que te nombra.
Beso la tierra.
(Dulce Chacon)


Ayer escribía sobre el sida, hoy escribo sobre una mujer que solo tenia 49 años, es una de esas Efemérides que duele recordar

3 comentarios:

María Manuela dijo...

Tus palabras, esas que tú escribes mandando al carajo los acentos, me han emocionado. No he leído nada de Dulce Chacón, pero prometo hacerlo.
Gracias churri.

ybris dijo...

Extraordinaria Dulce Chacón.
Hay personan que no deberían morir.
Menos mal que su recuerdo y sus palabras perduran.

Besos.

Fernando dijo...

Recauda el corazón verdades y te las guarda para siempre...no es malo el recordar aunque sea el aire que los arrastra un acíbar duro de tragar....ten mi mano y con tus alas vuela...todos tenemos nuestros tres de diciembre...un beso.