2016/08/25 | By: Amparo

Hoy toca politica





Desde muy pequeña mi vida estuvo ligada a la política,bueno, en realidad todos estamos amarrados a ella desde que nacemos, pero muchas personas piensan que la política no va con ellas.

Recuerdo siendo  niña ver a mi padre medio escondido y con la radio pegada a la oreja escuchando cosas que quizás en aquel momento no entendía pero que no tarde en comprender que aquello estaba prohibido y que mi padre era de los que pertenencia a aquellos que  en la escuela nos decían que eran  habían perdido la guerra, los "rojos", los malos, los que quemaron iglesias, saquearon y mataron a muchos de los buenos. Mi padre no es así, esta mujer miente, pensaba yo, y me hice del bando de los que perdieron aquella batalla, de los nadie

Años mas tarde, mis hermanos tomaron el camino de la lucha clandestina contra el régimen y en las sobremesas de las comidas de los fines de semana el tema de conversación siempre era político mi padre, de tendencias anarquistas, discrepaba en algunos temas con ellos y les aconsejaba tuviesen cuidado, mi madre que había vivido la guerra con sus consecuencias mas trágicas sufría en silencio ante el miedo de que los pudiesen detener.

Mas o menos este fue mi aprendizaje, nunca milite en ningún partido político, pero si adquirí  conciencia. Recuerdo la primera manifestación clandestina a la que acudí con mi hermano, tenia 18 o 19 años. después vinieron muchas mas ademas de huelgas, cárcel y momentos difíciles...

Aquella dictadura  nos marco a muchos y muchas de mi generación, fue un fraude, un periodo de tiempo que supuso un gran retraso en los avances de la sociedad, un tiempo en que se obligo a callar y olvidar.

Con la llegada de la democracia, esa que el dictador dejo tan bien atada, fuimos muchos los que pese a las dudas que nos suscitaba nos ilusionamos y participamos del juego de hacer política.votar era sagrado, había que cambiar el país y periodo tras periodo electoral muchos y muchas nos dejábamos la piel en el intento.

Ha día de hoy nos encontramos en un punto muerto, un gobierno en funciones que no funciona y unas izquierdas que aun andan buscando el milagro de un cambio que llueva del cielo.

Rajoy es la lista mas votada, dicen los listos de la derecha y también algunos que son algo menos de derechas, y es cierto, ha obtenido mas votos, pero, he aquí mi reflexión:

Se supone, que el juego ha de ser limpio, aunque no es justo, ya que la ley electoral no lo es, y si se supone que  ha de ser limpio aunque no sea justo hacer trampas para obtener votos no es ni limpio ni justo.

El Partido Popular ha hecho trampa, esta siendo investigado y esta probado que se ha financiado con dineros que no son legales, robados aprovechando  que tenían la llave de las arcas que guardan el dinero de los ciudadanos, con lo cual es un partido ilegal ya que consigue sus votos falsamente y por lo tanto su sitio no es el de gobernar, su sitio esta en la trena y las siglas en la basura,  cualquier partido que le le apoye aunque sea por omisión se convierte en cómplice de lo que ocurra

Están jugando con los ciudadanos y ciudadanas, nos están amordazando con el fantasma del miedo, es la bandera que mejor saben esgrimir, la de calladitos nenes que viene el coco.

El partido naranja ha enarbolado la bandera de salvapatrias y saca pecho para que siga gobernando el PP, el defensor de las causas justas anda enredado entre la palabra "corrupción" intentado edulcorarla para que a su socio no le amargue

Si esta fanfarria,termina en aplausos hacia la derecha  una vez mas nos habremos dejado vencer, esta vez sin presentar batalla, cobardemente, las consecuencias de que siga gobernando el partido de la corrupción no nos saldrá gratis, nos pasará  factura por medio de mas recortes y mas austeridad que como siempre recaerá sobre las espaldas de los mas desfavorecidos.


Continuara...















1 comentarios:

ybris dijo...

Algo así nos ha pasado a muchos,sobre todo a los que nacimos recién terminada la injusta guerra civil, vivimos con entusiasmo la aparición de la democracia y contínuamente comprobamos hoy como la derecha tiene muchos más medios que la izquierda.
Inevitable seguir en la brecha a pesar de todo.