2009/01/06 | By: Amparo

CUENTOS MÁGICOS







En reyes siempre pido cuentos, no para mí, me gusta regalarlos, busco y rebusco entre las estanterías del Fnac…ayer buscaba un cuento de princesas para Claudia, la hija Pilar, una de mis compañeras de trabajo y para Adrià algo fantastico que le hicisen decir..."yo quiero ver".

Para Adrià encontré un libro mágico, de esos que se abren y tienen mil artilugios con los que ir descubriendo cosas, en la portada una gran lengua que parece autentica al tocarla.





















El de Claudia estaba en un estante cerca del suelo, es grande, exageradamente grande a primera vista, cuando abres su preciosa tapa descubres que la grandeza no es el tamaño, las ilustraciones te trasladan al cuento como si estuvieses dentro.


















Noako y Hamo se enamoran.











El kimono blanco sólo se lleva en dos ocasiones:
una boda o un entierro

Dos mariposas revolotean juntas en un cielo resplandeciente.
Naoko y Hamo, se aman libremente.










<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<




6 comentarios:

mia dijo...

Ohh Amparo!!!

Yo quisiera uno

de estos regalos,

tú todo lo haces

más mágico!

Besos,de Reyes y

muy mágicos!

Miguelo dijo...

ohhhh que bonito eso de los cuentos. es un fantastico regalo igual te lo copio para otro año jejeje

ybris dijo...

Haces bien en regalar cuentos.
Haces mejor en pensar sobre todo en los niños.
Las realidades y los mayores a veces son -somos- decepcionantes.

Besos.

JAVIER ADAN dijo...

Interesante blog. saludos

Isabel Martín dijo...

Siempre has tenido muy buen ojo con los libros y cuentos. Yo he sido una afortunada, pues he disfrutado de tus elecciones.
El libro de Claudia me dejó hipnotizada el otro día cuando me lo enseñaste al volver de la tienda. Las ilustraciones son una pasada...
Con el libro de Adrià disfruté el día de Reyes... que gracia cuando Adrià se tocaba la nariz con la lengua... la del libro claro!

Sasian dijo...

los cuentos, casi siempre dibujan un mundo al revés...el mundo que todos quisieramos...por eso, mejor seguir regalando cuentos, a ver si, de tanto hacerlo nos los creémos de verdad...
el libro de claudia es una pasada...yo también lo tuve enl as manos estas navidades...
que casualidad..
un besazo