2008/03/21 | By: Amparo

De fractales y vacaciones

Hace un poco de tiempo no sabia lo que eran fractales, (tan mayor y tan ignorante) ahora que ya lo se pienso que mi vida es un sin fin de fractales.

La semana santa y las fallas han juntado una larga semana de vacaciones, las vacaciones significan descanso, descanso y poder dedicar el tiempo a hacer aquello que quieres sin obligaciones, simplemente dejar el tiempo sin hacer nada, eso es lo que yo estoy haciendo estos días, nada.

He formado un fractal pasivo me levanto temprano para dejar pasar el tiempo como si levitara en un tiempo que no es necesario de esfuerzos ni sensaciones

Soy imprevisible y en cualquier momento el fractal pasivo puede tornarse en torrencial cargado de música y arrancarme de la falta de motivación



4 comentarios:

Miguelo dijo...

me fascinan los fractales, tengo uno de fondo pantalla

sasian dijo...

una de las propiedades naturales que se les atribuye a los fractales el el detalle infinito. No hay final.

Que gusto que seas imprevisible. cuando aparece en tí el fractal torrencial, es que el fractal pasivo te ha cargado de vida.

Después de un acto tal fuerte como el que hiciste hace unos dias (tú si que te purificaste), hacía falta un tiempo de "no hacer nada", para poder hacer después.

Un beso grande

ybris dijo...

Yo también tardé mucho en descubrir los fractales.
Ahora disfruto mucho mirándolos con lupa.

Besos.

Isabel Martín dijo...

es curioso que estudiando matemáticas y en tantos años solo viera fractales de pasada. y encima sin esos violines de fondo...

y es cierto lo que dice sasian, lo fascinante de ellos es que no tienen fin.