2008/08/24 | By: Amparo

Todo pasa

Se han acabado mis vacaciones, en otra entrada os mostrare algunas de las fotos que con mi humilde cámara he tomado. No han sido las mejores de mi vida pero sin duda tampoco serán las peores.
En la orilla del mediterráneo, absorbiendo aromas de sal, sol y arena he descansado y he leído El niño del pijama de rayas, El infinito en la palme de la mano y Los amores imprudentes. Este ultimo narra una hermosa pero triste historia de amor en un rincón burgalés a la sombra de la Guerra Civil, la novela hace referencia en repetidas ocasiones a la opera de Wagner, Lohengrin,

Como retorno a la vida cotidiana del trabajo, y en señal de disculpa por mi silencio os dejo una parte de la opera


7 comentarios:

mia dijo...

Gracias amiga...

Esto tienen las vacaciones

cuando acaban,y es que

dejan cierta nostalgia

Otra vez a las obligaciones.

La vida cotidiana no siempre

es como queremos

ni muy liviana...

Pero que suerte tenemos

de seguir dentro de ella!

Magnífica ópera,

los libros,comentaremos!

♥♥♥besos♥♥♥

Sasian dijo...

Pues todo pasa, pero como decía Machado en Cantares, y todo queda...y gracias a tu cámara, quedará para siempre...y me alegro formar parte de alguna de esas fotos, ya sea de las públicas o no..
Ahí te veo, en tu hamaca, con tu pacharán, tu sombrero de paja, viviendo "el infinito en la palma de la mano", al atardecer y escuchando esta preciosa ópera. Escuchándola quedo.

Si definitivamente, todo queda...pues en mi retina es asi.

un besazo

Caminodelsur dijo...

Gracias por compartirnos tus vacaciones, bienvenida a este mundo nuevamente que te extrañaba.

Saludos

Miguelo dijo...

lo bueno acaba rapido y las vacaciones mas aun

Mr Bonkei dijo...

Amparo,cuando puedas pasa por mi blog,alli hay un pequeño presente para tí.
Un saludo.

Isabel Martín dijo...

estoy impaciente por ver tu recopilación de fotos, espero que pongas también la de tu feliz aniversario (lástima que no haya foto del par de locas cantándote "aniversariofeliiiiiiz", jejeje).

que vaya bien el lunes.

ybris dijo...

No me alegro de que se te hayan acabado las vacaciones pero sí de que vuelvas por aquí.
Leyendo un poco y mirando al mar otro poco parece que el tiempo se hace amable y reparador.

Besos.