2007/11/25 | By: Amparo

MEME



Nadie me ha pedido que escriba un Meme, ¿o si?



Prudencia cometió un error. Y los errores se pagan .creyó que su vida era la de su marido y cuando quiso darse cuenta, el marido tenia su vida y ella no tenia la propia. Todo lo hacia calculando si a él le gustaría y jamás se pregunto que le gustaba a ella.
Cuando se caso jugaba alas cartas con sus amigas los martes y los jueves. Después de la partida merendaban juntas y hablaban de sus cosas, hasta que el marido le dijo que eran un nido de cotillas. Cuéntame lo que le cuentas a tu primita, decía, tanto hablar, tanto hablar, pero ¿de que tenéis que hablar? ¿no tenéis otra cosa mejor que hacer? Y si algún martes el no iba a trabajar, cuando la veía arreglarse para salir le decía que se fuera con sus amiguitas, que seguro que se lo pasaba mucho mejor que con el. Que barbaridad, que poco te gusta estar en casa, con lo a gusto que estaríamos aquí los dos viendo la tele.
Hasta que prudencia empezó a aburrirse con sus amigas, a pensar que él tenia razón. Las oía hablar de sus problemas y poco a poco fue perdiendo el interés. Escuchaba la charla desde lejos. Un día le dijo el marido que los pasteles engordan, con tanta merienda, y ella le dio la razón. Abandono las partidas y las meriendas y le contó al marido que ya estaba cansada de tanta arpía.
Desde entonces, como las cartas no le han dejado de gustar, Prudencia juega solitarios por las tardes y eso al marido no le importa.


Pagina 62 y 63 de…Algún amor que no mate (Dulce Chacon)

5 comentarios:

Caybon dijo...

porque será que me suena tanto..........

mia dijo...

...y qué historia tan de la vida cotidiana,tan de todos los días y de muchas mujeres!!!

besos

María Manuela dijo...

Me temo que con esa novela todas nos sentimos identificadas un poco ¿poqué a algunos hombres (y mujeres) les molesta que su pareja sea feliz haciendo cosas ajenas a ellos y con las que disfrutan? a ver...

Xiketä dijo...

Este es el principio del fin de muchas mujeres.
Cuando un hombre te intenta secuestrar en sus temores, cuando intenta entrar demasiado en tu intimidad, cuando quiere cambiar tu personalidad, no debes darle el "gusto" nunca, no hay que dejarles empezar con el dominio.
Lástima que esta sea tarea tan difícil, porque los maltratadores suelen saber escoger a sus víctimas, y por desgracia, todas tenemos puntos débiles, asi que debe ser una gran mala suerte a quien le toca.
Me encanta este relato.
Voy a hacerme con el libro.
Un besico, Amparo

Manuela dijo...

Y una puede llegar a ir reduciendose poco a poco hasta debilitar su voluntad, su capacidad de decisión casi sin darse cuenta y puede hasta justificar cosas injustificables y asumir como normal cuestiones realmente inasumibles.
Me ha gustado mucho el texto, apuntaré este libro en mi lista de pendientes.
Gracias