2007/03/17 | By: Amparo

Segundos de ternura




Gracias Ybris por pasar casi a diario por este nido que se ha quedado vacío, sin palabras y sin emociones. Gracias por esos segundos de ternura

Dije hace poco que iba a contar mi vida ilustrándola con fotos, me he cansado, y es que últimamente todo me cansa.

He empezado otra etapa de mi vida, nuevo trabajo y personas que me son totalmente desconocidas, no solo en la apariencia física, no me dice nada su interior, trato de mirar en lo más recóndito de sus ojos para ver lo que hay tras ellos pero no veo nada.

Ayer me toco clasificar decenas de prendas en unos enormes percheros, un gran almacén con hileras de vestidos de todos los colores y formas, pensé en ti y trate de escapar de mi cuerpo para imaginar que estaba en un gran teatro, tenia que decidir como vestir a los gobernantes, al clero y al ejercito, los tres actores principales que rigen los destinos de los actores secundarios.

Modelo B47, conjunto de rayas azules con cuello marinero, se complementa con zapatillas blancas, gorro y un aro, este para el Papa.

Modelo M01, el primero de la colección, faldón blanco con ondas rosas y bodoques, se complementa de cubre pañal, babero, capota, (gorro) y peucos, para el ejercito.

Modelo C21, vestido de seda, especial para ceremonias y acontecimientos importantes, tonos suaves, rosas, blancos, celestes y verdes, se complementa de lazada de flores imitación silvestre, pamela y bolsito, vestido apropiado para la realeza.

Modelo P44, (la P significa pez, prendas de baño) braguita roja con lunares rojos y flores el los lados, se complementa de pareo, gorro, zapatillas, bolso y toalla….

Me encontraba en este punto cuando una voz me alerto de la hora del almuerzo, la jefa se llama Josefa y nos invitaba a chocolate con churros, (la empresa esta compuesta por la jefa, su marido, la hija y su marido, la hermana de la jefa y la hija….en el lado opuesto cuatro, Beatriz la patronista, Mª José facturación y Concha y una servidora que somos chicas para casi todo)

Diez personas sentadas alrededor de una mesa con un delicioso chocolate y yo allí sintiéndome ausente entre gente que no me hacen sentir la más leve sensación. Hablaban de las corridas de toros falleras y del mercedes que están a punto de entregarle a la hija de la jefa, ¡Dios, sácame de aquí! (MM dirá que por que evoco a Dios, pero es que ya no se a quien encomendarme) me centre en mi chocolate y desconecte, trate de dejar allí mi cuerpo y escapar, pero me fue imposible, estaba en un rincón oprimida, incomoda, imposible relajar los músculos para poder evadirme.

Los 20 minutos se me hicieron eternos, ¡Dios! (lo siento MM) que grato y reconfortante habría resultado este chocolate en la compañía adecuada.

A la vuelta me perdí otra vez entre las inmensas candilejas de colores, colores sólidos y alegres, verdes intensos como los que le gustan a nuestra MM, azules marinos como los de Fernando, bellos marrones como los de Rizossa, rojos apasionados como palabras de amor y también colores tenues y suaves como la ternura de tus palabras.

5 comentarios:

rizossa dijo...

deberías dejarlo si no estás agusto. que para comer patatas de esas que hacía la iaia siempre nos llegará...

y ya sabes que aunque llegue a alcaldesa no te voy a colocar, que yo soy mujer de palabra.

por cierto, que deberías continuar con las historias y recuerdos... que justo cuando empezaba a ponerse interesante vas y los dejas a todos con la miel en los labios... vengaaaaa cuentaaaaaaa

Fernando dijo...

Sabes que no hay flores más hermosas

que las que en tu alma habitan,

que nada es irremediable

cuando el azul del mar te escucha

y que esa tierra en que tu cuerpo se hace huella

tiene tanto dolor como esperanza

para hacer del proximo abril

una nueva canción para tu oído,

un nuevo poema para tus ojos,

una nueva caricia para tu corazón

y alas para buscar el horizonte.


Un beso desde las tierras del Ebro.

ybris dijo...

¿Sin palabras ni emociones?
Nada menos cierto. Yo vengo, escucho tu música y te veo en la emoción de la lucha por encontrar emociones.
Nunca hay un vacío mientras haya búsqueda y análisis de nuestras propias sensaciones.
Siempre hay personas en las que uno acaba encontrando la ternura que necesita.
Escribir es la mitad de la emoción de comunicarse.
No dejes de hacerlo.

Besos.

Caybon dijo...

joder, como me dejes así te mato............

María Manuela dijo...

Ayyy churriii!!!. Ni está es tu más dura batalla ni será la última. Te esperan grandes cosas.
Estás en tránsito, brotando, florecerás de nuevo, como haces siempre.
Pero recuerda que es tu propia fuerza, que no otra, la que te mueve.
Muchos besos.